Corel adquiere Awingu para acelerar su oferta de espacio de trabajo remoto seguro. Leer más

AwinguruTalks con Jas Cartwright (Jefe de Innovación Digital en Worcestershire Acute Hospitals NHS Trust)

AwinguruTalks es un podcast y un videoblog en el que hablamos con líderes del pensamiento tecnológico, expertos y responsables de la toma de decisiones. En él, exploramos una gran variedad de temas, como el estado actual y el futuro de la tecnología empresarial, la seguridad informática y el trabajo a distancia. En este episodio, tenemos el placer de dar la bienvenida a Jas Cartwright, Jefe de Innovación Digital de Worcestershire Acute Hospitals NHS Trust y presidenta de la Red BAME.

El Worcestershire Acute Hospitals NHS Trust es una institución sanitaria financiada con fondos públicos que consta de tres hospitales, repartidos por el condado de Worcestershire. Dirigir una organización de este tipo conlleva muchos retos, como las limitaciones presupuestarias, proporcionar una forma de que su personal clínico trabaje desde casa y mantener seguros los datos de sus pacientes. En marzo de 2020, Jas dirigió la operación para dotar a su personal de herramientas de trabajo a distancia, proporcionándoles dispositivos, dándoles acceso al espacio de trabajo de Awingu, ya existente, y posibilitando las consultas virtuales cuando fuera posible. Veamos su conversación con nuestro CMO, Arnaud Marlière.

Bienvenidos, todos, a esta edición de Awingurutalks a prueba de coronas. Hablaremos de la transformación digital en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, el NHS. Tengo el absoluto placer de dar la bienvenida a Jas Cartwright. Dirige la innovación digital en los hospitales de agudos del NHS de Worcestershire y también preside la Red BAME. Bienvenida, Jas - es un placer absoluto tenerte con nosotros. ¿Puedes hablarnos un poco de ti antes de empezar?

Por supuesto. Como ha dicho, me ocupo de la innovación digital en nuestra fundación local del NHS y llevo aquí varios años. El papel que tengo es realmente emocionante: se trata de ayudar a los médicos y abordar algunos de los problemas clínicos que tienen mediante la búsqueda de soluciones digitales innovadoras que pueden ayudar a la gestión de los pacientes.

Ya que tenemos público de fuera del Reino Unido, ¿podría explicar un poco qué es el NHS y el NHS Worcestershire Acute?

Por supuesto. Somos una organización financiada con fondos públicos, dirigida por el gobierno. Tratamos a todos los pacientes, de forma gratuita en el punto de acceso. Worcestershire es una economía y un condado muy rural: tenemos tres hospitales y nos separan unos noventa kilómetros de un hospital a otro. Prestamos diferentes servicios en cada uno de nuestros hospitales. Tratamos a los pacientes de urgencia que nos traen en ambulancia, o los pacientes pueden venir a vernos si se han roto un brazo o se han lesionado alguna parte del cuerpo. Además, también realizamos procedimientos electivos, como cuando alguien necesita una operación de cadera o un reemplazo de rodilla.

Así que tres lugares, no muy alejados entre sí. ¿Cuántas personas trabajan en ese contexto?

Nuestra plantilla cuenta con unas 6.500 personas, entre enfermeras, médicos, limpiadores, porteros, personal de transporte y servicios administrativos como RRHH, finanzas, digital, etc. Es una gran plantilla, una de las mayores de Worcestershire.

Estamos grabando esto en medio de la crisis de COVID-19. Creo que cuando la pandemia nos golpeó, fue difícil para muchas organizaciones, pero puedo imaginar que específicamente los hospitales tuvieron muchos desafíos, por muchas razones. Por supuesto, los retos equivalen a las oportunidades, pero aun así. ¿Puede hablarnos un poco de su experiencia en cuanto a retos informáticos y digitales?

Tienes toda la razón. Cuando surgió la COVID-19 alrededor de febrero/marzo y se anunció el bloqueo, nos enfrentamos a la pregunta: "¿cómo hacemos la transición de nuestros servicios para poder seguir prestando servicios a los pacientes que los necesitan, pero seguir protegiendo a nuestro personal y a los pacientes en esos escenarios?" Por suerte para nosotros, se trataba de nuestro estado de preparación. Teníamos personal que necesitaba protegerse, teníamos pacientes que se protegían pero que seguían necesitando acceder a los servicios clínicos de forma continuada. Teníamos que preguntarnos: "¿Cómo podemos conjugar ambas cosas protegiendo al personal y a los pacientes al mismo tiempo?" Así que trasladamos muchos de nuestros servicios a servicios remotos y virtuales. Esto supone un gran reto, como pueden imaginar, tanto desde el punto de vista técnico y digital, como desde el punto de vista de la gestión del cambio. ¿Cómo conseguimos que nuestro personal clínico empiece a pensar en utilizar la tecnología digital de forma diferente? Antes de COVID, habría sido difícil poner en marcha ese cambio. Pero lo que hemos conseguido es, yo diría, tres años de transformación en unos tres meses. Es una hazaña increíble ver cómo se produce ese cambio. Conseguimos poner en marcha, y creo que se debió a parte del buen trabajo que ya habíamos hecho. Conseguimos poner en marcha servicios remotos, utilizando Awingu, para nuestro personal. Llegamos a tener unos mil empleados que utilizaban Awingu, lo que les permitía trabajar desde casa, acceder a los sistemas clínicos, utilizar nuestras plataformas de consulta virtual para hablar con los pacientes, dar a los empleados más dispositivos para que pudieran trabajar en casa, etc.

Y entonces surgió otra cuestión: "¿Cómo gestionamos esas relaciones con los pacientes también en términos de lo digital y nos aseguramos de que estén incluidos?" En algunos casos las consultas virtuales no funcionan para ciertos grupos de pacientes, lo cual está bien. ¿Cómo hacemos para que sigan accediendo a los servicios por teléfono, etc.? Fue un gran reto y supuso un gran trabajo de muchos servicios entre bastidores. Pero, ya sabes, conseguir ese tipo de respuesta, en la que todavía podíamos ver a los pacientes, los pacientes y los familiares podían seguir en contacto a través de las visitas virtuales, a través de los iPads que desplegamos, y a través de la solución de acceso remoto que nos ayudaste a proporcionar y poner en marcha. Al final, pudimos seguir prestando servicios, lo que es fundamental en una zona rural y remota como la nuestra.

La consulta virtual como idea no es nueva. No conozco la situación en el Reino Unido, pero ¿tenían ustedes experiencia con ello antes de COVID? ¿Cuál fue la adopción, cuál fue la respuesta a las consultas virtuales?

Esa es una buena pregunta, porque si hubiéramos iniciado la conversación sobre las consultas virtuales con nuestros médicos, digamos, en enero, habríamos recibido el tipo de respuesta "de ninguna manera, no hay manera de que esto sea aceptado, ¿por qué lo necesitamos? "Nuestros pacientes no quieren este servicio. Quieren venir a vernos cara a cara in situ". Pero, obviamente, a través de COVID, tuvimos que limitar e impedir que la gente viniera in situ a menos que fuera para un tratamiento de emergencia (o COVID). Ahora, la única manera de que pudieran acceder a sus servicios era a través de una plataforma de consulta virtual. Los médicos y los servicios venían a decirnos: "Mira, todavía queremos ofrecer servicios de apoyo y ejercicio a nuestros pacientes. Todavía tenemos que llegar a nuestros pacientes. ¿Cómo podemos hacerlo?". Así que probamos varias soluciones, encontramos una que nos gustó a nosotros y a nuestros médicos, y en realidad no tuvimos que hacer mucho. Habló por sí misma en términos de beneficios y resultados. Y realmente, en lo que respecta a la transformación, nunca he visto que algo se moviera tan rápido como eso en términos del número de médicos que lo estaban usando. En cinco semanas, incorporamos algo así como 300 empleados. Son cifras increíbles.

En realidad, tu historia me recuerda a este chiste que leí en LinkedIn. Es una pregunta de opción múltiple: "¿Quién impulsa su transformación digital? A. Es el CEO, B. Es el CIO, C. Es el CTO, y luego D. COVID-19". Y, ya sabes, COVID-19 definitivamente trajo esa plataforma y creo que ahí es donde el desafío y la oportunidad se han encontrado. Conseguir esa plataforma y conseguir la aceptación forzada, eso es una gran parte del rompecabezas. Pero, por supuesto, hay otras cosas como el presupuesto, la disponibilidad, etc. ¿Cómo se abordó eso?

Estas son algunas de las limitaciones a las que nos enfrentamos como organización. Afortunadamente, el gobierno nos ha apoyado mucho en la habilitación digital. Y es que se dieron cuenta de que, sin apoyo local, no habríamos sido capaces de poner en marcha estas soluciones tan rápidamente. Por suerte, ya teníamos Awingu en el bolsillo y lo habíamos puesto en marcha, así que fue una plataforma muy buena en cuanto a los fundamentos para nosotros. Evidentemente, después tuvimos que equipar al personal con ordenadores portátiles, cámaras web y auriculares, y crear la oficina de consulta virtual. Parte de esta financiación nos llegó a nivel nacional, desde el centro, y sin eso realmente nos habríamos retrasado en términos de movernos al ritmo al que fuimos capaces de movernos, para ser honestos. El hecho de poder acceder a las plataformas virtuales que se pusieron a nuestra disposición a nivel nacional nos ayudó a eliminar cualquier barrera de adquisición que hubiéramos tenido. Además, la adopción y el apoyo de los equipos nacionales también estuvieron presentes. En otros trabajos, tengo que decir que se trata de trabajar localmente con los equipos nacionales para entender los retos que teníamos en torno a COVID. Nos apoyaron mucho y nos ayudaron a avanzar al ritmo que pudimos.

Jas, has hablado de los retos y las oportunidades cuando os llegó COVID-19. ¿Cuáles eran, al principio, vuestras principales prioridades? ¿Tienes una lista de las tres principales?

Cuando llegó el COVID y el bloqueo entró en vigor alrededor del 23 de marzo, tuvimos que blindar a varios de nuestros grupos de personal. O tuvimos que habilitarlos para que trabajaran desde casa, porque se reconocía que estaban en riesgo. Pero, obviamente, un hospital no deja de ver y tratar a los pacientes. Así que para nosotros se trataba de: "¿Cómo podemos movilizar a esos grupos de personal para que puedan trabajar en casa con éxito?" Para ellos, se trataba de: "¿a qué sistemas debían acceder para hacer su trabajo desde casa con éxito?" Tuvimos que darles acceso a la plataforma Awingu, a la que pueden acceder en cualquier dispositivo que tengan en casa, lo cual es muy bueno. Si no tenían un dispositivo, teníamos que proporcionarles uno que pudieran venir a recoger al hospital. Después tuvimos que pensar en cómo darles el equipo que necesitaban, como auriculares y cámaras web. Eso fue todo un reto, porque teníamos personal que tenía que protegerse o trabajar desde casa. En algunos casos les pedimos que trabajaran desde casa, así que en cierto modo estábamos combinando ambas cosas y trabajando con personal del equipo digital que trabajaba a distancia, proporcionando todos estos servicios a estos grupos de personal. Al mismo tiempo, nos asegurábamos de que, desde el punto de vista del bienestar, el equipo digital estuviera haciendo frente a todas las angustias que se derivaban del cierre forzoso.

El segundo reto era el de las consultas virtuales. Se trataba de seguir permitiendo a nuestros equipos clínicos ver a los pacientes que necesitaban ver, porque una llamada telefónica no era suficiente para diagnosticar clínicamente o proporcionar tratamiento a ese paciente. Teníamos que averiguar cómo establecer las soluciones adecuadas para esos pacientes. Probamos varias plataformas y, al final, nos pasamos a la plataforma nacional "Attend Anywhere", a la que se incorporaron cientos de empleados. Eso les permitió ver a los pacientes. También trabajamos con varios grupos terapéuticos para que pudieran dar clases de apoyo y ejercicio con los pacientes, y la respuesta fue increíble. Recibimos comentarios muy positivos de los pacientes, que se alegraron de que pudiéramos seguir dándoles acceso a estos servicios cruciales cuando tenían que aislarse. Los pacientes nos dijeron que quizá no habrían accedido a este servicio si fuera presencial y hubieran tenido que venir al hospital, pero que a través de una plataforma virtual casi les resultaba más fácil acceder a ese servicio. Porque hay un poco de anonimato, ¿no es así, en una plataforma virtual? No tienes que compartir tu cara si no quieres. Así que, de nuevo, se trata de reconocer las necesidades de los individuos

Realmente, esos eran los retos y pudimos estar a la altura. Nuestros pacientes están contentos y los médicos también. El equipo digital hizo un trabajo fantástico para apoyar toda esa transformación que se produjo a un ritmo tan rápido, de verdad.

Primer reto: trabajar desde casa - eso no es definitivamente algo nuevo. Cómo era eso antes de COVID-19 con ustedes?

Trabajar desde casa es un concepto novedoso, ¿verdad? Los directivos trabajan desde casa. Hay una relación de confianza, cuando se trata de dejar que otros grupos de personal trabajen con éxito desde casa. ¿Podemos confiar en ellos? ¿Podemos confiar en que no están viendo la televisión? Como ejemplo, yo sólo he estado en la oficina siete veces desde el 23 de marzo. En mi equipo, tengo otro miembro del personal que trabaja desde casa permanentemente. Creo que es un cambio de cultura. Lo que COVID-19 nos ha permitido hacer es mirarnos a nosotros mismos como organización y decir: "En realidad, si damos al personal las herramientas adecuadas para poder hacer su trabajo desde casa, y tenemos una buena relación en términos de poder apoyar a nuestro personal, entonces ¿por qué no es una buena forma de trabajar?". Hemos demostrado que el personal puede trabajar desde casa si se le dan las herramientas adecuadas y existe una relación de confianza.

Trabajar desde casa puede funcionar para algunos empleados, pero para otros no. Creo que se trata de ser consciente de la capacidad de tu propio equipo para afrontarlo y de los mecanismos que tenemos que poner en marcha para ayudarles. Para algunos de nuestros empleados en el sector digital, necesitan estar in situ, y hemos hecho que eso ocurra para ellos. Y luego están los que están absolutamente contentos, como yo, de trabajar desde casa, y eso es genial. En otras palabras, se trata de una economía mixta y de hacer que funcione para ambos grupos.

¿Tienen una política oficial o algo que apoye el trabajo desde casa? ¿La tenían antes de COVID?

No, no lo teníamos antes.

¿Así que ese es realmente el resultado de la pandemia, entonces?

Sí, absolutamente. Acabamos de elaborar una política de trabajo flexible. Uno de los cambios clave que hemos implementado en nuestra organización es que hemos reflexionado sobre los cambios y la transformación que COVID-19 nos ha ayudado a realizar. Hemos resumido esos cambios en lo que llamamos "los cambios de alto impacto", y uno de esos cambios se refiere al trabajo a distancia. Así que se ha formado un grupo para estudiar cómo mantenerlo en el futuro, y cuáles son las políticas y los procedimientos que lo sustentan. Teníamos que preguntarnos: "¿Cómo nos aseguramos de que todos los grupos de personal de la organización, cuando puedan, tengan la oportunidad de seguir adelante?" Que no se detenga de repente una vez que tengamos una vacuna y volvamos a la normalidad. Que se convierta en la norma, y que no se trate sólo de COVID-19.

Como organización, estamos muy interesados en asegurarnos de que mantenemos ese cambio y de que ponemos las políticas y los procedimientos adecuados para respaldar ese cambio. Tendremos una política de trabajo desde casa y esto va a ser parte de la nueva normalidad. Puede que no sea el trabajo desde casa 100%, pero va a formar parte de esa mezcla.

Supongo que también resuelve otros problemas, como la disponibilidad de aparcamientos y cosas por el estilo, que son problemas habituales en los hospitales.

¡Oh, completamente! Si vienes a un hospital a las 10, no encontrarás una plaza de aparcamiento. Y eso es para los pacientes y para el personal. Ahora tenemos que mirar a nuestra gestión inmobiliaria y decir: "En realidad, ¿qué necesitamos donde alojar al personal, para atender a nuestros pacientes?" Supongo que en un hospital, la diferencia es que seguiremos necesitando estar in situ. Los médicos y las enfermeras tendrán que seguir estando allí para prestar esos servicios clínicos. Pero en realidad, si un clínico tiene una tarde de administración, ¿realmente necesita estar en el hospital para hacerlo? ¿Realmente necesitan una oficina? Y no digo que no vayamos a tener despachos, pero ¿necesita el personal administrativo de la empresa tanta capacidad in situ como antes de COVID? Creo que es un reto y un debate que todas las organizaciones, independientemente del sector al que apoyen o trabajen, van a tener. Será importante reflexionar sobre cuál será nuestra estrategia inmobiliaria en el futuro, combinada con el mantenimiento de una política de trabajo a distancia.

Soy una persona feliz y motivada porque tengo la posibilidad de trabajar desde casa y equilibrar mi vida personal y profesional, y lo he conseguido con mucho éxito. Pero tengo una relación de confianza con mi jefe, y creo que eso marca una gran diferencia. Realmente lo hace. Desde el punto de vista de la industria, creo que el próximo cambio en términos de trabajo a domicilio cambiará la cara de muchas economías.

NHS Worcestershire ya estaba utilizando Awingu antes de COVID, y entiendo que le ayudó a escalar una vez que COVID-19 estaba allí. Sin embargo, tuvieron que salir a comprar dispositivos para algunos usuarios, y otros utilizaban más bien un contexto de "traiga su propio dispositivo". ¿Cómo habéis afrontado esta parte?

La razón por la que elegimos Awingu es que nos daba la flexibilidad de permitir al personal que trabajaba a distancia utilizar su propio dispositivo en lugar de proporcionar un dispositivo de la Fundación. Eso es crucial, porque somos una organización con restricciones financieras. Afrontar nuestros retos relacionados con COVID con Awingu fue estupendo, porque simplemente tuvimos que aumentar el número de licencias que teníamos, y pudimos hacerlo a un ritmo rápido. Por otro lado, sólo teníamos un número limitado de dispositivos que podíamos entregar al personal, así que tuvimos que mantener una conversación necesaria y preguntar a nuestro personal: "Bien, ¿a qué necesita acceder? ¿Tienes un dispositivo en casa que prefieras o puedas usar? Y si no lo tienes, vale, puedes tener un dispositivo de la Fundación para ayudarte". Pero si no lo hubiéramos tenido ya configurado y listo para funcionar, entonces, realmente, en términos de dónde estábamos desde la perspectiva de la escala de tiempo, nos habría llevado mucho más tiempo conseguir que nuestro personal trabajara desde casa y ofreciera consultas virtuales y todo lo demás. Nuestro personal empezó a trabajar desde casa a principios de marzo. Ya sabes, dos o tres semanas antes de que se produjera el cierre, cuando empezamos a trasladar al personal protegido a casa.

Obviamente, no todos los usuarios tenían acceso a la plataforma Awingu. Y entonces, llega COVID-19 y el bloqueo y muchos más usuarios necesitan tener acceso a ella. Ahora bien, está el aspecto técnico de dar a la gente acceso a la plataforma Awingu, pero también hay que informarles y explicarles cómo trabajar con ella. ¿Cómo lo hicisteis?

Sí, es una buena pregunta. Así que trabajamos con nuestro socio de TI antes de COVID, para conseguir la plataforma en su lugar. En otras palabras, esa base ya estaba ahí, y ya teníamos el aprendizaje electrónico configurado para acceder a ella. Pero la razón por la que la elegimos es que es muy fácil de usar. Así que en términos de la formación que alguien necesita, es absolutamente limitada. Necesitas la URL, la enviamos a los ordenadores de sobremesa y le dimos a la gente la URL. La vinculamos a nuestro AD (Active Directory) y nos aseguramos de que todo el mundo tuviera acceso a ella. Al desplegar la autenticación de dos factores, también actualizamos nuestro material de aprendizaje. La página de aterrizaje es muy buena, porque se puede poner allí dónde la gente tiene que ir si necesita ayuda y soporte. Y luego, lo que nuestro socio pudo ofrecernos fue que a medida que la gente se incorporaba a la solución y necesitaba acceder a otros sistemas que no habíamos considerado antes de COVID, podíamos publicar rápidamente esos sistemas en las páginas de destino. Funcionó muy bien.

No sé dónde habríamos estado si no hubiéramos contado con eso. Para nosotros, como organización, habría sido muy difícil responder a COVID-19, para ser sinceros. Y creo que ha ayudado al cambio transformacional de la gente con lo digital. Pero, de nuevo, refuerza que, en realidad, se trata de encontrar las soluciones adecuadas para abordar el problema. Y la gente necesita cosas que sean sencillas, fáciles de usar y que no sean complicadas.

Me encanta esa respuesta, tengo que decirlo, Jas, porque no es sólo marketing bla bla, ¡confirmas que es realmente cierto!

Jaja, ¡no me pagaste por eso! ¡Pero es verdad!

Hubo una historia que leí, debió ser como a finales de marzo o principios de abril en Twitter de una de sus empleadas, en algún lugar, y creo que estaba basada en Singapur y dijo algo parecido a: "Gracias a la plataforma Awingu puedo seguir trabajando". ¿De qué se trataba?

Dios mío, lo recuerdo. Recuerdo estar en una llamada diaria y, como nuestra preocupación por la ciberseguridad ha aumentado durante el COVID, estábamos vigilando activamente lo que ocurría. De repente, nos dimos cuenta de esta dirección IP procedente de Singapur. Y estábamos como: "¿Cómo puede ser eso? ¿Qué es eso? Tenemos que bloquearlos ahora mismo, e investigar". Estábamos todos en alerta máxima en torno a este usuario en particular, y luego descubrimos más tarde ese día que era este clínico que había estado de vacaciones, se había quedado varado en Singapur, y no podía volver. En realidad, podía seguir trabajando.

En cuanto al cambio, no puedo explicar hasta qué punto la transformación digital ha permitido el trabajo virtual independientemente de la ubicación. El martes por la tarde estuve en una reunión en la que un consultor que estaba en Australia se conectó a una reunión de MS Teams y participó en una conversación sobre los proyectos en los que estaba trabajando. Eran las cuatro en Australia y las cinco aquí. Y, sin embargo, la tecnología permite que esas conversaciones clínicas sigan teniendo lugar, como debe ser, dado que trabajamos en un entorno 24/7.

Ya sabes, tenemos un amplio espectro de personal que viene de diferentes partes del mundo, y se trata de permitir ese trabajo a distancia cuando el personal se va de vacaciones o termina varado a causa del COVID y tiene que aislarse - que es lo que sucedió con este consultor y colega nuestro en particular.

Es una anécdota muy interesante. Y supongo que el hecho de que haya una especie de separación entre el lugar de residencia y el lugar de residencia de la empresa puede hacer que las cosas evolucionen en el futuro en lo que respecta a la forma de pensar en la mano de obra.

Completamente. Las oportunidades ahora son inmensas. Estamos pasando más de nuestros procesos de flujo de trabajo a formas digitales de trabajo. No estamos limitados al personal de Worcestershire, podemos subcontratar o traer personal de Australia, Estados Unidos, donde sea, para que nos ayude a gestionar nuestra carga de trabajo. Eso es enorme, porque nuestra demanda no disminuye, de hecho, aumenta año tras año. Así que nos ofrece una amplia oportunidad en términos de pensar de manera diferente sobre cómo se apoyan y proporcionan nuestros servicios.

Ha mencionado la seguridad y el aumento de la vigilancia en torno a marzo/abril. Evidentemente, no puede hablar de detalles concretos, pero ¿de dónde procede esta mayor vigilancia?

Bueno, ya sabes... Como NHS, somos muy conscientes de los datos que tenemos de nuestros pacientes. Somos una organización de alto perfil en términos del NHS, y hay gente por ahí que quiere aprovecharse de eso. Así que, como NHS, en los últimos dos años hemos reforzado nuestra posición de ciberseguridad. Ya sabes, hacemos mucho trabajo en torno a eso y todos tenemos cosas que tenemos que hacer y tenemos que cumplir desde una perspectiva de ciberseguridad esencial. Pero, de nuevo, recibimos mucho apoyo del centro en torno a esto.

Se trata de saber qué tenemos que hacer a nivel local para formar a nuestro personal para que sea más consciente de la ciberseguridad y de los correos electrónicos que abre. "¡No hagas clic en el enlace si no es de alguien que conoces!" Es un mensaje clave que hay que seguir reforzando todo el tiempo porque somos conscientes de los datos que tenemos, de los privilegios de acceso, y que tenemos que mantener seguros.

Por supuesto. Y estoy bastante seguro de que Awingu como solución puede encajar realmente en esa filosofía y prioridad. Hemos visto cómo se han puesto en marcha muchos proyectos nuevos y se ha dispuesto de presupuesto, y cómo ha crecido la adopción por parte del personal y de los usuarios. ¿Cómo ve el futuro?

¡Cielos, si pudiera ver el futuro! Para nosotros, se trata de: "¿Cómo seguimos con este viaje? ¿Cómo seguimos comprendiendo cuáles son nuestros problemas y cuestiones? ¿Y cómo podemos ayudar a introducir, donde sabemos que puede ayudar, esas herramientas digitales que pueden transformar una organización?" En una organización del SNS, no se puede obligar a la gente a usar las cosas. Tienen que ver su valor por sí mismos, para emprender ese viaje. Así que, de nuevo, se trata de trabajar en colaboración con proveedores como ustedes, para que nos ayuden a entender los problemas y cuestiones que tenemos y cómo sus soluciones pueden resolver esos problemas. O de cómo podemos trabajar con ustedes para ofrecer un mejor resultado a nuestros pacientes y a nuestro personal. Para mí, hay mucho trabajo que hacer para ayudar a los proveedores a entrar en el mercado del NHS y ser conscientes de nosotros, y de cómo ayudarnos.

Considero que una mayor colaboración con organizaciones como ustedes es esencial. Y con ello viene el entendimiento mutuo para seguir facilitando la vida de nuestros médicos y, en esencia, garantizar que nuestros pacientes reciban el mejor tratamiento posible de nuestra parte, como organización. Soy muy optimista sobre el futuro desde el punto de vista digital, porque creo que la gente está empezando a comprender el valor que puede aportar realmente en términos de corazones y mentes. Y, junto a eso, hacer que el personal trabaje de forma más eficiente y productiva, independientemente de dónde se encuentre. Así que esperemos -ya sabes, más allá de COVID- que este tipo de pensamiento continúe.

No podría resumirlo mejor. ¡Muchas gracias por la gran charla, Jas!

Índice de contenidos
¿Quiere saber más sobre Awingu?
Este sitio web utiliza cookies. Lea nuestra transparencia política de cookies!